Recetario para la crisis

13.05.2013

Publicado en Estrategia Empresarial 16-30 abril 2013

Estamos en crisis. De todos es sabido. Crisis económica, financiera, estructural, social, de confianza… son muchos los apellidos acolados a este manido término, pero en esencia, y aunque con matices, estamos hablando de lo mismo. La teoría dice que en épocas de dificultad como la actual, surgen oportunidades derivadas de nuevos nichos de consumo, nuevos modelos de negocio o de la propia pérdida de competitividad de los actores del mercado. Sin embargo, para la gran mayoría está resultando ser una losa demasiado pesada que en los peores casos, termina con el cierre de la empresa.

Cuando nuestros clientes y colaboradores nos preguntan por “recetas”, la respuesta puede adoptar tantas variantes como empresas en el mercado. No obstante, sí que podríamos destacar cuatro aspectos que, desde la experiencia, hemos observado como claves:

Enfoque a corto y a largo. Un mal endémico de las empresas en tiempos de crisis es ceñirse al corto plazo. Acciones a corto implican resultados a corto, pero ¿qué sucederá pasado mañana? Si no se piensa, planifica y actúa pensando tanto en el corto como en el largo plazo, el rumbo de la compañía quedará en manos del azar de mercado.

La acción, como bandera. Los paradigmas de cada persona o empresa generan barreras limitantes al desarrollo. La mejor idea es absolutamente inútil si no se pone en práctica, así que es preferible, probar, errar y ajustar, que quedarse únicamente en la intención. Si no se interioriza la gestión del fracaso como algo inherente a los nuevos planteamientos, no existirán soluciones rompedoras.

Las personas marcan la diferencia. Preparación, organización y motivación; estas son las tres características que hay que garantizar. En la actualidad, la tercera es la que más sufre, por lo que hay que buscar la forma de superar el desaliento y posicionarse en un mañana mejor.

No estás solo. Hay suficiente experiencia y conocimiento en el mercado como para asumirlo todo internamente. Externalizar puede ser la manera de optimizar el área susceptible de mejora, y a menor coste del percibido. Cada persona, especialmente en crisis, debe destinar su tiempo a lo que genere mayor valor o beneficio para la empresa.

En OPE Consultores aplicamos esta filosofía a través de nuestros servicios, condimentándolo con una dosis de practicidad, y los resultados son notablemente más positivos. Esperando que la receta le haya tentado lo suficiente como para atreverse a coger el delantal y ponerse a ello, sólo me queda desearle mucha suerte con los retos que esta crisis nos ha impuesto.

Buen provecho.

Aritz Otsoa de Eribe
Etiquetas

No hay comentarios>

ìSé el primero en comentar!

Deja tu comentario


× dos = 18