La fórmula de la competitividad

18.04.2012

Hace unos días leía un artículo, de Jordi Goula, donde se hablaba de que la “fórmula de la competitividad” era P5+i+C y ahora ha cambiado a P4+i+C2. En el mismo, se hace referencia a que lo que ha cambiado es una “P” de precio por una “C” de coste. Desde mi punto de vista, estando de acuerdo con la fórmula, considero que a la misma habría que añadir una nueva “C” de cooperación y una “I” de internacionalización quedando de la siguiente forma P4+I2+C3, siendo el significado de cada uno de los factores el que a continuación se presenta:

  • Productividad. Como la relación entre lo producido y los medios empleados. Se asocia a la eficiencia y al tiempo: cuanto menor sea el tiempo que lleve obtener el resultado deseado, más productivo es el sistema. Es un factor de gran importancia, pero no suficiente, no sólo se trata de hacer bien las cosas sino de hacer productos/servicios por los que el cliente esté dispuesto a pagar.
  • Posicionamiento (imagen, marca…). Trabajar la estrategia de marketing orientando nuestra actividad a lo que realmente demanda el mercado. El posicionamiento de una organización ofrece ventajas competitivas, fundamental que el mismo se gestione adecuadamente.
  • Profesionales. Las personas, su talento, competencias y compromiso, son clave para la consecución del resto de factores.
  • País. La competitividad del país (infraestructura, universidades, clústeres…) como elemento facilitador o obstaculizador para la competitividad de las empresas.
  • Innovación. Factor que incrementa la capacidad de competir en el mercado. Encontrar una forma distinta de competir en el mercado creando un valor diferente. La búsqueda de la diferenciación como clave de éxito.
  • Internacionalización. La salida al mercado exterior es un recurso que deberían aprovechar las organizaciones ya que posibilita un crecimiento futuro ante las expectativas locales.
  • Coste: La estrategia en costes sólo es válida para la organización que cuenta con los costes más bajos, no para el que vende más barato. Si nuestra estrategia está basada en precio y no tenemos los costes más baratos en cualquier momento estaremos fuera del mercado.
  • Cultura: Conjunto de valores, principios, normas, percepciones, conocimientos, el cómo nos relacionamos internamente nos permitirán ser una organización diferente.
  • Cooperación: Como estrategia de competitividad que permite, entre otros aspectos, compartir recursos, reducir riesgos, y facilitar la realización de proyectos conjuntos con el fin de alcanzar los objetivos establecidos. No olvidarnos de que la unión hace la fuerza.

Cada organización combinando estos factores debe tratar de definir el mix objetivo para ser competitivo.

Cristina Martínez
Etiquetas

No hay comentarios>

ìSé el primero en comentar!

Deja tu comentario


− 5 = uno