Transformación digital: Una de cal y otra de arena

23.02.2018

Hace poco Orkestra publicó el informe Economía y Sociedad digitales en el País Vasco.  Según el indicador para la Economía y Sociedad Digitales (DESI), Euskadi se sitúa al nivel de los países más desarrollados digitalmente de la Unión Europea:

En cuanto al nivel de digitalización de los negocios, sólo Finlandia supera a Euskadi:

En contraposición a lo anterior, según el informe de PwC Temas candentes de la economía vasca, más del 60% de los empresarios vascos consideran que el nivel de digitalización de sus compañías es bajo o muy bajo:

Entre los principales obstáculos para la transformación digital se citan la falta de cultura, de visión y de formación. McKinsey, a su vez, en el artículo Why digital strategies fail enumera 5 principales causas para el fracaso de estrategias digitales:

  • Definiciones confusas: Pocos líderes comprendemos el alcance y potencial de la transformación digital y, por tanto, nos limitamos a adoptar e impulsar intervenciones parciales, sin integrar lo digital en nuestra estrategia de negocio.
  • Falta de comprensión de la economía digital: Lo que aprendimos en la universidad sobre los factores de competitividad, generación de valor, innovación, colaboración, sostenibilidad, etc. deja de ser válido y tenemos que aprender a jugar con nuevas reglas.
  • No dar importancia a los ecosistemas: En un entorno cada vez más complejo de ecosistemas digitales, seguir pensando y actuando en términos de empresa, sector y territorio deja de ser válido.
  • Vigilar sólo a los líderes digitales: Poner el foco en las empresas nativas digitales de éxito del momento nos puede hacer ignorar la amenaza de transformación de empresas establecidas o perder oportunidades menos obvias de B2B.
  • No contemplar la dualidad digital: En función del grado y de la velocidad del cambio digital, las empresas tendremos que elegir entre pequeñas adaptaciones, ganar en agilidad sin dejar de lado la actividad actual, vivir en dos mundos o transformarnos completamente para sobrevivir.

Probablemente la virtud esté en el término medio. Ni tanto, ni tan calvo 😀 Nuestra percepción, influida por la actividad a la que nos dedicamos y la tipología de empresas con las que trabajamos, es que los centros tecnológicos, muchas empresas tractoras y algunos clusters han orientado buena parte de sus esfuerzos hacia iniciativas que encajan en el marco RIS3 y, sobre todo, a lo que viene a llamarse manufactura avanzada o industria 4.0, en la que el factor digital es crítico.

La sensación es que “los de siempre” son quienes mejor posicionados están y los que mejor aprovechan las oportunidades y que la mayoría de PYMEs (con honrosas excepciones) tienen dificultades para innovar y aprovechar estas macro-tendencias y oportunidades.

Y, sin embargo, la incorporación de PYMEs a esta ola de transformación digital tiene claras ventajas:

  • Posibilita la aceleración de proyectos en curso.
  • Mejora las capacidades y competitividad de las PYMEs.
  • Refuerza el proyecto país, sumando esfuerzos en la misma dirección.

Nosotros tratamos de aportar nuestro granito de arena en este sentido (ver Cómo abordar la transformación digital en PYMEs y Refuerzo en transformación digital con Nabab Consulting).

Está claro que la transformación digital afectará a las organizaciones (SMART In-factory) y al empleo. Lo que no se sabe aún es el alcance ni la velocidad de este cambio: Every study we could find on what automation will do to jobs, in one chart

Xavier Ferràs ya nos habló sobre la sustitución de átomos por bits y de su efecto en el empleo en La paradoja destructiva de la digitalización y también lo vemos en clave positiva aquí: Transformación digital y destrucción creativa

Para acabar, comparto un interesante análisis prospectivo elaborado por McKinsey en Jobs lost, jobs gained: Workforce transitions in a time of automation. Estima que para 2030 la automatización sustituirá alrededor del 20-25% de los puestos de trabajo actuales en la mayoría de países europeos:

Pensar en términos de bueno o malo, de amenaza u oportunidad, posicionarnos ciegamente a favor o enrocadamente en contra no es de gran utilidad. La transformación digital es, a la vez, amenaza y oportunidad. Nos toca actuar en consecuencia.

Iñaki Garagorri
Etiquetas

No hay comentarios>

ìSé el primero en comentar!

Deja tu comentario


+ 4 = siete