Intuición en la toma de decisiones

19.06.2013

Si hay algo crítico actualmente en las organizaciones, es saber tomar bien las decisiones. Y no todas las decisiones pueden ser justificadas por la vía objetiva o racional.

Como definición común podemos decir que la toma de decisiones es el proceso mediante el cual se realiza una elección entre las opciones o formas para resolver un problema actual o potencial. En adelante nos gustaría hablar de las implicaciones que tiene el propio ‘proceso’ en la toma de decisiones.

La experiencia y el aprendizaje a lo largo de toda la vida están muy relacionados con la toma de decisiones. Simplificando, se puede clasificar en 3 tipologías de procesos: analítico o racional, intuitivo y comportamiento político. En muchas ocasiones, el proceso no es puro, sino resultado de una combinación de ellas.

El proceso intuitivo, principalmente, es necesario en situaciones complejas en las que el análisis no llega a abarcar todos los aspectos relacionados, puesto que la intuición opera mediante comparaciones o ‘reconocimiento’ de otras situaciones.

En toma de decisiones que buscamos explorar o experimentar es conveniente trabajar con la intuición como sospecha, ya que facilita generar diferentes alternativas. Mientras que la intuición en base a ‘expertise’ permite una mayor garantía, y más aún, cuando se complementa con un proceso analítico.
En cualquier caso, toda decisión que se tome por intuición tendrá un mayor apoyo en la medida que la persona responsable tenga una autoridad moral o de experto reconocida. Por lo tanto, es muy interesante que visualicemos, el papel que juega la intuición en la toma de decisiones.

Etiquetas

No hay comentarios>

ìSé el primero en comentar!

Deja tu comentario


+ seis = 10