Hablando sobre la gestión del compromiso

26.06.2014

El otro día impartí mi primera charla digital, una buena experiencia. Estando en las oficinas del Diario con mi compañera Ainhoa Zatarain, tuve la sensación de lo importante que es para las personas tener una receta. ¡Dime lo que tengo que hacer para que el compromiso de las personas trabajadoras en mi organización aumente! Como si existiera una fórmula mágica donde al hacer esto más esto me diera positivo, obtuviera compromiso positivo.

Este fin de semana, viendo una entrevista a Rojas Marcos, también el periodista le preguntó por recetas para ser más feliz. El prestigioso psiquiatra dijo que hubo un tiempo durante el cual se dedicó a proporcionar recetas para ello, pero aprendió que eran poco efectivas. Ahora, después de años de experiencia, lo hacía de otra manera: la clave está en lo que experimenta su interlocutor, no en lo que él dice.

- Ya, bien, ¿y qué haces? Le volvió a preguntar el periodista…
El psiquiatra contestó de forma sencilla:
- les pregunto, les escucho y les empujo a desarrollar más las facetas de su vida que le sientan bien y minimizar las que le sientan mal.
Nada más, nada menos.

También las organizaciones necesitamos hacer este tipo de ejercicios. Pararse, mirar cómo estamos, identificar qué sienta bien y qué mal al compromiso-implicación de las personas, identificar esas partes de un todo en las que tenemos que trabajar y lanzarnos a por ella con determinación.

¿Recetas? Lo cierto es que no creo que hay recetas, sí, probablemente ingredientes, ingredientes imprescindibles para realizar una buena comida. Saber la cantidad que necesitamos de cada uno de ellos, el orden, los acompañamientos necesarios, eso debe de ser algo que cada organización tiene que hacer de manera periódica. En estos procesos valiosos estamos tercamente empeñados, porque sabemos que el cambio es posible, la evolución saludable y la energía que se crea positiva.

Para, prioriza y lánzate a la acción, esa es mi verdadera receta.

 

Si quieres leer más sobre la gestión del compromiso…

Las cuatro grandes mentiras de la gestión del compromiso

Cómo trabajar la gestión del compromiso

Etiquetas

No hay comentarios>

ìSé el primero en comentar!

Deja tu comentario