El binomio P+O como tractor de la competitividad de las pymes

05.02.2014

El reciente cierre de Fagor Electrodomésticos ha causado un fuerte impacto psicológico en la economía guipuzcoana. Por un lado ha afectado a la credibilidad en el modelo de gestión cooperativa del grupo MCC y, por otro, ha levantado un velo, dejando al descubierto la alta vulnerabilidad de muchas empresas subcontratistas.

Hasta la caída de Fagor Electrodomésticos, se envidiaban las herramientas de que disponían las cooperativas del grupo MCC para hacer frente a los efectos de la crisis y se consideraba que su gestión era un modelo de flexibilidad y de rigor. Las deficiencias que han aflorado en la gestión de la crisis de Fagor han puesto en entredicho esta imagen en el mercado.

En paralelo, su cierre ha levantado un velo que a Ope Consultores no ha pillado por sorpresa. Desde Ope Consultores ya venimos comentando en los foros en que intervenimos de la alta vulnerabilidad de muchas empresas subcontratistas que operan en Gipuzkoa y, en general, en el País Vasco. Un número considerable de pymes son empresas que trabajan para pocos clientes, alguno de los cuales se trata de una empresa tractora, por lo que tienen una alta dependencia de sus pedidos, y lo que es más grave, no han desarrollado medidas de mejora de la competitividad de cara a consolidar su presencia en el mercado.

Las empresas estamos viviendo en un entorno turbulento donde solamente van a sobrevivir, y espero salir reforzadas, aquellas que sean capaces de ser competitivas.
Esta frase es muy sencilla de expresar, incluso de entender y compartir, pero muy difícil de implantar porque cuando las empresas se enfrentan a diseñar la hoja de ruta que les permita alcanzar dicho objetivo, pocas saben qué elementos tienen que activar y traccionar.

Por dónde empezamos? Tenemos que abordar un proceso de internacionalización?, o quizás de colaboración?, o poner en marcha la innovación de productos/ servicios?
No negamos que estas actuaciones pueden ser, para algunas empresas, factores que les permitan ganar en competitividad. Sin embargo, estas medidas tienes éxito cuando las empresas han alcanzado un determinado nivel de competitividad interna.

En la mayoría de pymes nos estamos encontrando con estructuras de gestión poco maduras y competitivas, lo que les impide alcanzar una mejor posición en los mercados.
A nuestro entender, el elemento tractor fundamental para ganar competitividad es el binomio P+O, es decir, la conjunción de Personas+ Organización.

Con el riesgo de no ser justos, sí tenemos que decir que muchas empresas no disponen de equipos directivos CRI, es decir, suficientemente Competentes, Responsables, e Implicados. Competentes en cuanto conocen y aplican herramientas avanzadas de gestión y son agentes motivadores y traccionadores de todas las personas de la organización; Responsables porque son coherentes y consecuentes en sus acciones (creíbles) y se esfuerzan en mejorar y hacer mejorar la empresa; e Implicados al estar comprometidos con su puesto de trabajo, con la empresa y con el territorio.
Sin estos equipos directivos no es posible poner en marcha actuaciones de mejora de productos, salir al exterior con garantías o llegar a acuerdos de colaboración que permitan integrar elementos de la cadena de valor o de la cadena de suministro. En cambio, la existencia de equipos directivos excelentes asegura que estas estrategias de competitividad van a ir identificándose e implantándose.

Este efecto originado por equipos directivos potentes se puede ver multiplicado de forma importante si la empresa dispone de una organización alineada con las estrategias y valores que marcan e impulsan dichos directivos. Si la empresa dispone de sistemas de gestión que impulsan la participación de las personas en la toma de decisiones y favorecen la aportación de ideas y su compromiso con la organización, el efecto multiplicador dirigido a la mejora de la competitividad es considerable.

Las pymes deben invertir en atraer y retener personas excelentes que, junto con una organización alineada con la estrategia y valores de la empresa, permitan identificar e implantar acciones de mejora de la competitividad que les permitan asegurar su viabilidad y crecer en el mercado.

Miguel Etxezarreta
Etiquetas

No hay comentarios>

ìSé el primero en comentar!

Deja tu comentario


6 − = cinco