Agile Startups

21.12.2015

Hoy toca hablar sobre startups ágiles. Sobre las similitudes y diferencias entre empresas y startups ha escrito recientemente Pedro Muñoz-Baroja de BerriUp en Startups vs Empresas. Luego resulta que las grandes empresas quieren parecerse a las startups.

Eric Ries introdujo el concepto de Lean Startup (si no queréis leer el libro, podéis acceder a la web o a alguno de los vídeos). En este vídeo, el propio Eric hace una intro de menos de 5 minutos (in English):

Resumiendo (yo sí me leí su libro :-) ), se trata de aportar claves de gestión al proceso de emprendimiento (sí, gestión y startups pueden ir de la mano ;-) ). Una mezcla entre lean manufacturing, design thinking, customer development y agile. El libro se divide en 3 partes:

- Visión: Visión estable, estrategia y modelo de negocio flexible y producto en cambio constante para su optimización. Hay emprendedores fuera y dentro de las organizaciones. Una startup es cualquier iniciativa orientada a crear y explotar nuevos productos y servicios en condiciones de incertidumbre. Todo esfuerzo no orientado al aprendizaje sobre lo que quiere el cliente debe ser eliminado. Piensa a lo grande y empieza por lo pequeño, los experimentos con clientes sobre las hipótesis de valor y las hipótesis de crecimiento de productos y servicios sirven para descubrir formas de hacer negocio en torno a la visión.

- Dirección: Estar en el lugar adecuado en el momento adecuado no es suficiente. La velocidad es crítica, acelerar el círculo de feedback desarrollo-medición-aprendizaje es necesario para comprobar si la estrategia adoptada es correcta o hay que replantearla. Cambiar de estrategia requiere valentía. Minimum Viable Product (MVP) es aquella versión del producto que permite un ciclo completo de desarrollo-medición-aprendizaje con el mínimo esfuerzo y coste posible. Si no sabemos quién es el cliente, no sabemos lo que es calidad. Los resultados son más fruto del aprendizaje rápido que de un incremento del esfuerzo en la misma línea; no hay que trabajar más, hay que trabajar de forma más inteligente.

- Aceleración: No hagamos perder tiempo a la gente. El objetivo no es producir de forma eficiente, sino aprender lo antes posible cómo desarrollar un negocio sostenible. Es mejor trabajar en pequeños lotes que en grandes lotes. Pull, no push, pero no es el cliente el que tira de nosotros, sino nuestra hipótesis sobre el cliente. Todo experimento de interacción con early adopters es un ejercicio de contraste de hipótesis y aprendizaje. Los nuevos clientes vienen por acciones de antiguos clientes.

Sobre la base del Lean surgió Agile. Si tenéis interés, podéis echarle un vistazo rápido a Agile Vs. Lean: Yeah Yeah, What’s the Difference?

The Agile Manifesto recoge los 12 principios del planteamiento Agile (hemen euskaraz). Aunque tuvo su origen ligado a la actividad de programación de software y su exponente más conocido sea Scrum, el movimiento Agile se ha expandido más allá de los proyectos de desarrollo de software y va comiéndole terreno en diferentes sectores de actividad a otros planteamientos alternativos como PMBOK en la gestión de proyectos. Steve Denning comentaba, de hecho, que Agile es el secreto de gestión mejor guardado del planeta.

El enfoque Agile se va introduciendo también en la gestión de proyectos de emprendizaje, intraemprendizaje y diversificación. Nosotros mismos en OPE adoptamos un enfoque Agile cuando queremos acelerar la innovación. Innovación y velocidad van de la mano, cuesta abajo y sin frenos. Las empresas que innovan rápido quieren innovar aún más rápido: The Rising Need for Innovation Speed.

Tomando como referencia los planteamientos de Lean startup, The Agile Manifesto y nuestra propia experiencia de más de 30 años trabajando con startups, a continuación exponemos los principios con los que lanzar y gestionar Agile Startups:

- La diferencia entre aprendizaje y fracaso radica en el importe de dinero invertido y en la posibilidad de volver a intentarlo. Acertar con una startup a la primera es complicado, de forma que fracasar (aprender) rápido y barato es la mejor opción para poder acertar en el futuro.

- La capacidad de aprender y cambiar de forma rápida es crítica para conseguir nuevos clientes e incrementar las probabilidades de supervivencia de las empresas de reciente creación. En entornos inciertos, la base para el éxito es la experimentación activa.

- Es difícil mantener la diferenciación en el tiempo, de forma que hay que desarrollar la capacidad de innovar y de generar nuevas formas de diferenciación de forma rápida y continua.

- Sobre todo al inicio, cuando nadie nos conoce, la especialización refuerza la diferenciación. Es mejor centrar los esfuerzos en reforzar nuestro posicionamiento de especialistas y colaborar con organizaciones complementarias que tratar de responder internamente a peticiones para las que no podremos ser suficientemente competitivos.

- La simplicidad, o la reducción/ eliminación de trabajo no valorado por el cliente, es esencial. No nos autoimponemos requisitos de calidad, trabajamos en base a lo que nos marquen nuestros clientes.

- Los clientes deben tener libertad para cambiar requisitos, especificaciones, plazos de entrega, alcance, importe, etc. siempre que se haga de forma consensuada.

- Cumplir los plazos establecidos es crítico (rigidez en plazos, mayor flexibilidad y acuerdos mutuos en el grado de desarrollo).

- La diferencia radica en las personas. El éxito depende de la combinación adecuada de aptitudes y actitudes en el equipo y de la capacidad y velocidad de aprendizaje organizativo.

- La fluidez en la comunicación y la confianza entre las personas del equipo son clave. La información circula de forma transparente y fluida por toda la organización. Las decisiones se toman de forma descentralizada en el punto en el que han surgido, asumiendo responsabilidades y evitando intermediaciones innecesarias.

Podemos seguir teniendo dudas (¿Seguro que Agile es para startups?) pero, resumiendo, Agile y Startup maridan bien. No es necesario implantar Scrum de forma ortodoxa para empezar a acelerar nuestra startup. Adoptando las herramientas y prácticas que mejor encajen con nuestra cultura y formas de funcionar, ganaremos en velocidad y agilidad para ser más competitivos.

Tal vez una pastelería no encaje con el estereotipo de startup que podemos tener en la cabeza, pero no hay duda de que Casa Aramendia puede considerarse startup bajo la definición de Ries (ver arriba). Zorionak Casa Aramendia!

¿Y para empresas que ya no encajan en la categoría de startups? El planteamiento es otro: ¿Agilidad rima con estabilidad?organizaciones ágiles, Cambiar sin darnos cuenta… del cambio.

Iñaki Garagorri
Etiquetas

No hay comentarios>

ìSé el primero en comentar!

Deja tu comentario